Defensa del Territorio

Formación y estrategias para la Defensa del Territorio en el Poniente de Bacalar.

Este proyecto permitirá generar un proceso de formación-capacitación comunitarios y de vinculación con luchas regionales, nacionales e internacionales por la defensa de los bienes comunales, principalmente la tierra y el territorio. De igual manera, intenta que el espacio de formación política en el que el grupo de promotores y promotoras se reconocen, aprenden, revaloran y comparten sus conocimientos alrededor del territorio y su cultura, continúe siendo un espacio de ellos y ellas como un espacio permanente para aprender, para compartir y para organizarse.

El espacio de formación es un espacio en el que se mantiene la vinculación intercomunitaria. En donde se retroalimentan las acciones mínimas que cada promotor en su comunidad realiza para avanzar en este proceso de construir autonomía.

El proyecto mantiene la esencia de promover la defensa del territorio desde la perspectiva de los derechos humanos y el fortalecimiento de la identidad como pueblo maya. Durante el último año nos dimos a la tarea de analizar la ley agraria y los mecanismos que desde el derecho internacional existen para la defensa del territorio.

El principal valor del proyecto radica en hacer que el vínculo con la tierra permita proteger y defender el territorio. Visto como el espacio tangible y no tangible que un pueblo requiere para vivir. El espacio donde se reproduce la vida y la cultura de un pueblo.

Las alianzas que se han ido tejiendo a lo largo de estos tres años permiten avanzar en acciones más directas para proteger, desde lo legal y jurídico al territorio de la microrregión. También permiten que, al compartirse las experiencias, se generen procesos de organización y de defensa.

La presión y la codicia por la tierra del sureste del país ha ido en incremento y es un tema de gran preocupación para muchos. Aunado a esto está la codicia por el agua.

Mantener la tierra en manos de los campesinos y campesinas, es garantía de que la tierra, la selva y el agua se puedan mantener por mayor tiempo, buscando al mismo tiempo las maneras de revertir los daños que se ha causado a los ecosistemas, por las malas prácticas de cultivo y explotación de los recursos. De otra manera, la destrucción de la selva es inminente y con ello la vida de los pueblos originarios.

20141130_192140  DSCF5796cultura1

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *